Paco Sanz: Todos los detalles de su caso

El caso Paco Sanz está vinculado a Francisco José Sanz González de Martos. El hombre nació el 17 de septiembre de 1970 en Valencia y fue condenado por fraude. Entre 2009 y marzo de 2017, adquirió una amplia gama de solicitudes de donación alegando que sufría de síndrome de Cowden.

Se desempeñó como guardia de protección hasta que fue reconocido con el síndrome de Kaden en 2008. Antes de eso, estuvo en empresa de armas de fuego domésticas y se especializó en actividades deportivas de tiro.  

Su enfermedad y su engaño

Paco Sanz había anunciado tener el síndrome de Cowden. Recibió un diagnóstico certero en el Departamento de Dermatología del Hospital Rafael. Esta enfermedad consta de varios tumores benignos. Sin embargo, en su caso específico, se determinó temprano, ya no estaba en una etapa grave o de riesgo, y solía ser tratado en el Hospital Rafael de Valencia cerca de su casa.

Pero envió la señal contraria y actuó de manera exagerada en la televisión, en los medios de comunicación e Internet. Afirmó que sintió un dolor severo por el cese de su estilo de vida y solía estar acercándose a una enfermedad incurable que le impedía llevar una vida normal. También expresó que en los Estados Unidos necesitaba mucho dinero para pagar tratamientos experimentales y de alto precio.

Protagonizó decenas de videos publicados en la web con su madre y su padre y una chica sevillana de 19 años, Lucía. Paco Sanz ha aprovechado sus competencias en medios para organizar más de una recaudación de fondos en Facebook y en entrevistas de televisión.

Además tiene un sitio de Internet (ayudapacosanz.com), un canal de YouTube y una ONG. Mientras tanto, en enero de 2015, publicó un libro conocido como “The Dream Paco Sanz”. Por otro lado, pese a que su problema capilar era producto de la alopecia, este aseguraba que su pérdida de cabello era por la quimioterapia.

La relación de su padre también lo ayudó a preparar una variedad de eventos de recaudación de fondos y parte del dinero se utilizó para comprar armas. También gastó la mayor parte de su dinero en viajes de lujo durante muchos años.

Logró entrevistas en medios como RTVE y 20 Minutos durante bastantes años. Gracias a todo este circo mediático, fue capaz de persuadir a actores y periodistas de sus series de televisión como Santiago Segura, Santi Rodríguez, José Mota, Carlos Herrera, Isabel Gemio y Auronplay.

Detención de Paco Sanz

En enero de 2015, el creador y editor Alejandro Ruiz Hurtado comenzó a investigar su fraude y pasó dos años acumulando pruebas y testimonios. En enero de 2017 presentó una denuncia ante la comisaría de Policía de Puente de Vallecas en Madrid el día 15.

El acusador trabajó con la Policía Judicial para facilitar la investigación del programa Espejo Público de Antena 3. Dos meses después, el 8 de marzo de 2017, la policía arrestó a Paco Sanz en su casa de Nueva York.

Después de cumplir su condena en la cárcel en 2018, un juez destituyó brevemente a Paco Sanz porque solía ignorar la amenaza de destruir pruebas mientras esperaba el juicio. Los fiscales acusaron a Francisco José y sus colegas por cargos de fraude, malversación de fondos y lavado de dinero que afectaron a más de 14,000 personas.

Tras llegar a un acuerdo con la fiscalía en febrero de 2021, el Tribunal Estatal de Madrid lo condenó a dos años de prisión y a devolver 36.918 euros a 20 afectados. Incluso su pareja tiene que pagar 911 euros por estar involucrada.

El libro sobre el caso de Paco Sanz

Alejandro Ruiz Hurtado, quien investigó la conspiración y presentó un agravio que terminó con la detención de un delincuente, publicó un libro en octubre de 2017 titulado «Así cayó Paco Sanz». El libro es para la Federación Española de Enfermedades Raras.

Este libro analiza todo lo que hizo Paco Sanz para recaudar más de 350.000 euros mientras seguía su vida de lujos y excesos. Hay fotos y documentos de todo el lujo que tuvo Paco Sanz en su viaje a Estados Unidos y dan una explicación de todas las pruebas acumuladas para que pudieran presentar una denuncia que detuviera al estafador.